Roja

Tengo hambre. La anciana esboza una sonrisa tensa mientras se sirve una taza de té. Lleva un elegante traje color crema y el pelo gris recogido en un moño tirante y perfecto. Sus manos blancas de uñas nacaradas dan vueltas a la cucharilla, clingclingcling, creando una melodía que hace juego con el tictac del reloj.

Mi estómago ruge, rompiendo la armonía. Ninguno de los dos dice una palabra y yo cada vez me siento más incómodo. Sé que mi presencia está fuera de lugar, que mis modales son incorrectos y que mi físico no es gran cosa, pero esta vieja ni siquiera se molesta en darme conversación. Detesto su aire santurrón, su actitud despectiva para conmigo.

Mis tripas vuelven a rugir. Ella mira hacia otro lado, fingiendo prestar atención al reloj, su nieta se retrasa, maldita sea esa apestosa zorrilla, por su culpa estoy aquí. Nadie roba a la mujer más rica del pueblo sin quedar impune, ni siquiera su propia familia. Y ahora llega tarde a la cita.

Pateo la alfombra, inquieto. Se supone que iba a ser un trabajo fácil y rápido. Tengo hambre. Una voz cantarina llega desde el otro lado de la puerta, tarareando una canción infantil. “Ahí viene”, dice la anciana. “Ya sabes lo que tienes que hacer. Asegúrate de que no quede ni rastro de ella. Ya nos encargaremos después de los padres, ¿me has oído, lobo? ¿eh? ¿lobo? ¿se puede saber qué estás mirando? ¡lobo! ¡Estate quieto, lob...!”

5 comentarios:

PeiT dijo...

¡Estarás contenta! Me pican los ojos y me duele la espalda, y la culpa es enteramente tuya. Llevo casi dos horas leyendo tu blog de arriba a abajo.

Ahora quiero más. ¡Más!

En serio he llegado por casualidad y me he enamorado de tu forma de escribir, tienes un maravilloso talento.

PD: Te odio. (La envidia que es muy mala)

Eva Díaz Riobello dijo...

Jajaja, gracias Peit, en serio, ¡me ha hecho mucha ilusión tu comentario! Siempre es un placer que te lean con esa pasión :-)

Bueno, que sepas que eres bienvenido. Aún tardaré un par de días en colgar otro micro, pero si tantas ganas tienes de más, tengo dos relatos largos colgados: 'Expiación' y 'El legado del sueño', espero que también los disfrutes. Un abrazo!!

Livaex dijo...

Buenísimo, Eva. Afortunada Caperucita. Un abrazo. Ligia

PeiT dijo...

¡Devorados! :)

Bueno, me quedo a la espera del próximo micro, que deseo llegue pronto. Me tienes completamente enganchado.

Eso sí, no todo van a ser palabras bonitas, una crítica te voy a hacer.

Fuentes blancas sobre fondo negro..., ¿esto sería sobornable? ¡Con lo bonito que es el texto negro sobre fondo blanco!

Eva Díaz Riobello dijo...

Livaex: Gracias, me alegro de que te haya gustado. Y sabes que las críticas tambén son bien recibidas, sois mi control de calidad :-)

Peit: No tardaré en actalizar, mientras tantp, me temo que el diseño del blog no es negociable
;-) el negro le va my bien al tema de muchos de los relatos.

saludetes!