Retratos que inspiran: Margo Selski

Últimamente estoy inmersa en un nuevo proyecto del que no puedo contaros nada todavía, pero que avanza a buen ritmo, junto a mis otras tres Microlocas. Ando buscando la inspiración en los lugares más insospechados, y gracias a la estupenda Clara Obligado acabo de descubrir a la pintora Margo Selski y sus fabulosos retratos femeninos. 

Os recomiendo que echéis un vistazo a su obra y, mientras, os dejo con este microrrelato que escribí para La Aldea de F. y que me ha venido a la memoria al ver el cuadro de la izquierda.

Madurez

Aisladas en su viejo caserón, madre e hija vivían en un prolongado encierro. La niña se hizo mujer entre escaleras y silencios, con el único patrimonio de su larga cabellera. Su madre se la cepillaba todos los días y la recogía en dos trenzas imposibles que, al caer la noche, se deshacían en una cascada de bucles de ébano. A veces, los niños del pueblo se asomaban a los cristales cubiertos de polvo y juraban haber visto serpientes negras reptando por la casa. Un día hallaron la puerta abierta y, en el salón, el cadáver de una anciana balanceándose en las vigas del techo. Fue necesaria una escalera para bajarla y un hacha para cortar la cuerda que ataba sus manos. El barbero la examinó durante largo rato, antes de arrojarla al fuego. Aún conservaba el aroma del champú infantil.

3 comentarios:

Pedro Sánchez Negreira dijo...

¡Excelente micro, Eva; al que le has encontrado la ilustración perfecta!

Un abrazo.

Eva dijo...

¡Gracias Pedro! La verdad es que es una imagen muy inspiradora. ¡Un abrazo!

Iveka Plath dijo...

Me encantó ese libro. ¿Conoces a Mariana Palova? http://marianapalova.weebly.com/

Creo que ella también te gustará. Saludos