Medusa

Con la mirada fija en su escudo, el héroe le susurró palabras de amor eterno, acarició las serpientes de sus cabellos y le pidió un último beso antes de morir. Ella accedió y cuando sus lenguas se entrelazaron, sin darse cuenta, cerró los ojos.

6 comentarios:

Pedro dijo...

Hola, Eva. Yo también acabo de descubrir tu blog, aunque lo tengo enlazado hace mucho, no recuerdo por qué... Tiene muy buena pinta y me tendrás por aquí con frecuencia.

Un abrazo.

José R. González dijo...

Siempre me ha gustado la historia de las Gorgonas. Genial tu texto. Un abrazo, te sigo ;)

Eva dijo...

Muchas gracias a los dos y bienvenidos!! Un abrazo!

Lectores Inquietos Poemas 웃ღ웃 dijo...

Hola Eva vi un destello
de luz de inspiracion y
entre a conocer tu blog
esta muy bien para pasar
bellos momentos te sigo
encantado de conocerte.

Un fuerte abrazo besos
que tengas un feliz dia...

Eva dijo...

Gracias y bienvenido! ;-)

gato dijo...

Creo que Perseo, además del escudo reflectante, usaba unas RayBan...
Adorable versión.