Encadenada otra vez

Me he vuelto a enganchar al concurso "Relatos en cadena", con poca fortuna por ahora, pero me lo paso muy bien. Os dejo dos botones de muestra para que me critiquéis. Besos!

(Semana 10 de noviembre)

Marinera
Ahora sólo se alimenta de ricachones, la muy víbora. Los atrae cuando sus yates bordean el islote, seducidos por la fragancia de las flores y el runrún delicioso de su canto. Qué hombre no se lanzaría al agua al ver a esa belleza nadando desnuda, la piel cremosa, sus cabellos reluciendo al sol como oro líquido. La cola de tiburón no la descubren hasta que es demasiado tarde, el último braceo, un alarido y un rastro púrpura es todo lo que queda de ellos. Bueno, eso y los yates, claro. Ya tengo tres. Y luego dicen que la pesca es un deporte inútil.


(Semana 17 de noviembre)

Dudas
Mientras me abalanzo sobre ella, los recuerdos cruzan mi mente como una película demencial. El día que mis padres la trajeron a casa, pequeña y temblorosa, recién nacida. La primera vez que la sujeté entre mis brazos para darle el biberón. Aquellas tardes de primavera que bajábamos al valle y ella se escondía entre los arbustos, juguetona, buscando setas y desoyendo mi llamada. Ahora sus ojos oscuros se pierden en los míos mientras aprieto el cuchillo contra su cuello. El resto de la familia aguarda expectante el siguiente movimiento. Mi mano flaquea. El abuelo murmura: "Sabía que no sería capaz de matar a la cerda".

5 comentarios:

Felisa Moreno dijo...

Muy buenos micros, merecerían estar seleccionados para el premio. Yo este año aún no he presentado ninguno, pero en la pasada edición escribí unos cuantos. Aunque no sean seleccionados es un buen ejercicio literario, concentrar toda una historia en un puñado de palabras.
Enhorabuena

Saludos

Anónimo dijo...

No se,pero estos creo que no alcanzan el nivel al que nos tienes acostumbrados.¿cuesta meterse en faena?.

Eva dijo...

Hombre, cuesta un poco porque te tienes que adaptar a la frase que te dan y no siempre te inspira, pero bueno, ésa es la gracia ;-)

c.o.v. dijo...

...tú y las sirenas :-) :-)

A mí me parecen buenísimos, pero yo creo que esto va a ser pasión de fan, y que no cuenta, cierto...

El de la cerda genial. Ya he aprendido que hay que leer tus relatos frase a frase (NO es una perogrullada, conste!), y muy lentamente, así que te de tiempo no sólo de "ver" lo que cuentas, sino de imaginar las distintas posibilidades en la evolución de la historia. ANtes, cuando me enganché a tu blog, leía las frases casi como si las bebiera, con tal de llegar al desenlace, y luego, ya conociendo el fin, releía la historia para regodearme en los trucos que habías usado. Ahora sigo leyéndolos dos veces, pero lentamente, porque sabes hacer de cada frase un mundo, pero un mundo con trampa, porque siempre le das la vuelta a todo lo que habías imaginado, y te quedas igual de todas maneras...

Total. Que a mí el de la cerda me ha gustado mucho.

Besos, guapa.

Maine dijo...

El primero es genial :)