Maldades

"El internado Fletcher era ideal para esos padres demasiado ocupados como para encargarse de sus hijos. La disciplina era férrea y los castigos, duros. Su objetivo era sacar lo mejor de los estudiantes. Los fuertes eran enviados a los equipos deportivos; los listos, a los departamentos de ciencias; los creativos, a los de artes y letras; los gorditos, a las cocinas. Durante una semana se comía estofado de carne. Después, se notificaba a los padres su desaparición..."

"La alumna más hermosa del internado era Meredith Brock. Su padre, un humilde sastre, había hecho grandes esfuerzos económicos para enviarla a estudiar allí, con el fin de que más adelante la admitieran en una universidad prestigiosa. El director del internado habló con él. Por desgracia, Meredith era rematadamente estúpida. Ninguna universidad la aceptaría. Pero había un modo de cumplir el deseo del sastre aprovechando la belleza de su hija. Ahora, la cabeza disecada de Meredith decora la biblioteca de Ciencias de la Universidad de Oxford..."

"La hermana Magdalena era la monja más querida por todas las niñas del internado. Cuando pasaba por el patio de recreo camino de la enfermería, de la que era encargada, muchas alumnas se acercaban a saludarla y a hablar con ella. Le pedían besos, le daban abrazos. Apenas le permitían caminar. Y siempre, antes de que Magdalena pudiera seguir su camino, alguna niña conseguía arrancarle un trozo de cuerpo y llevárselo a la boca, golosa..."

"Charles Perkinson fue el alumno más destacado del internado Fletcher. Su nota media fue siempre de sobresaliente. Era el capitán de los equipos de rugby, fútbol y polo. También lideraba el equipo de ajedrez. Todas las alumnas estaban locas por él, incluida Meredith, a la que desvirgó la noche del baile de graduación. Las universidades más prestigiosas se lo disputaban, pero no llegó a matricularse en ninguna. Sus compañeros de clase lo asesinaron en último curso, hartos de tanta perfección. "Y volveríamos a hacerlo", dijeron a los periodistas..."



Fragmentos extraídos del libro "El internado Fletcher, a true story"

(No está en su librería porque no existe, así que no se molesten)

11 comentarios:

Eva Díaz Riobello dijo...

Por si no se nota, hoy me sentía un poco gamberra ;-)

c.o.v. dijo...

Gamberra?

Yo te he visto genial, como siempre.

Besos!

FER dijo...

Genial, pero gamberra, sí :-)

A mí también me harta la perfección. Lo entiendo "perfectamente".

Marc R. Soto dijo...

Genial! Me quedo con el primero de los extractos, el más sutil. :)

Eva Díaz Riobello dijo...

Uy, pues si os gusta tanto, a lo mejor me animo a publicar más extractos de "El internado Fletcher, a true story", jejeje ;-)

Livaex dijo...

Yo no me quiero quedar con los extractos. Me gustaría leer el libro entero, así que Eva, por favor, sigue publicando. Saludos

beatriz dijo...

Si no te han publicado ningun libro todabía, la unica explicacion que encuentro es que no has mandado nada a una editoria.
Escribes genial

asuntzi dijo...

Reitero todo lo dicho. Sencillamente, me encantas :D

Eva Díaz Riobello dijo...

Vaya, pues muchas gracias a todas por vuestro ánimo. En realidad, el libro sobre el internado Fletcher es completamente ficticio, no tengo nada escrito sobre el tema, aunque, como os decía, me puedo seguir imaginando extractos horripilantes cuando lo deseéis, es muy divertido.
Y, por supuesto, si algún día evoluciono de los relatos a la novela y publico una, seréis los primeros en saberlo.
Besos a tod@s. :-*

Marc R. Soto dijo...

somos muchos los que esperamos con impaciencia, como ves ;-)

Antón Uriarte dijo...

Qué bueno ! Qué internado más interesante ! Cuéntanos más cuando puedas